jueves, 12 de febrero de 2015

Errores intelectuales en el populismo (I)

--

El catedrático Carlos Rodríguez Braun ha comentado dos errores económicos que observa en una carta del Papa Francisco I al director general de la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación) debido a que parece mostrar una incomprensión sobre el funcionamiento de los sistemas de producción y de consumo en las sociedades abiertas y sobre el mecanismo de formación de los precios en el orden de mercado, que son alterados por la intervención del orden político.


Existen estudios académicos, como el Doing Business y el Index of Economic Freedom que, anualmente, analizan y demuestran la relación directa entre el crecimiento sociocultural y económico que alcanzan los países y la evolución de su marco institucional hacia altos niveles de libertad empresarial, comercial y fiscal, la disminución del tamaño y las competencias del Estado, la calidad del dinero, la captación de inversiones y financiación, la flexibilización del mercado laboral, la protección de los derechos de propiedad y, también, los bajos niveles de corrupción política. 


Por dicho motivo, sorprenden los discursos populistas del Papa Francisco I porque caen con excesiva reiteración en errores intelectuales al tratar los asuntos económicos y al intentar explicar el orden de mercado y el comercio internacional entre sociedades abiertas, que es el único instrumento terrenal que permite erradicar la pobreza.


Quizás el Papa Francisco I trata de denunciar el socialismo de mercado o el capitalismo de Estado que se distinguen por el intervencionismo político, que merma los procesos de creatividad y coordinación empresarial y, por tanto, impide un mayor crecimiento sociocultural y económico en los países, tal y como muestran los mapas de la libertad económica.


Por ello, sería muy recomendable que ajustase bien sus discursos y se dejase asesorar por intelectuales de la talla de Juan Velarde, Pedro Schwartz, Carlos Rodríguez Braun, Jesús Huerta de Soto para intentar realizar una aproximación más académica a la eficiencia dinámica en economía; evitando manifestaciones públicas populistas, que sólo favorecen el apuntalamiento de los líderes políticos intervencionistas y el impulso de los movimientos revolucionarios en los países que afrontan crisis económicas y financieras.


Siempre es preferible que los líderes religiosos cristianos concentren sus esfuerzos en el fortalecimiento espiritual del cristianismo con la práctica de la eucaristía, la comunión con el cuerpo y la sangre de Jesucristo, y los valores morales tradicionales, fijos y absolutos, que transcienden el hecho religioso porque constituyen las instituciones morales de la sociedad civilizada como el respeto por los derechos individuales a la vida, la familia, la libertad, la propiedad, la igualdad de trato ante la ley, la función empresarial, el dinero de calidad, el comercio internacional…


El premio Nobel de 1974, Friedrich A. Hayek, señalaba en su obra La fatal Arrogancia, Los errores del socialismo (2010) [1997] que el cristianismo era guardián de la tradición porque permitía que arraigasen instituciones morales o patrones de comportamiento adquirido que generaban (y eran generados) por la sociedad civilizada.

Su maestro, Ludwig von Mises, argumentaba en la obra Teoría e Historia: una interpretación de la evolución social y económica (2003) [1957] que:

Nada hay en ninguna doctrina moral ni en las enseñanzas de ninguno de los credos que se basan en los Diez mandamientos que pueda justificar la condena de un sistema económico que ha multiplicado la población y que proporciona a las masas de los países capitalistas el más alto nivel de vida jamás alcanzado en la historia. Desde el punto de vista religioso la disminución del índice de mortalidad infantil, la prolongación de la vida, el éxito en la lucha contra plagas y enfermedades, la desaparición del hambre, del analfabetismo y de la superstición hablan en favor del capitalismo. Está bien que las iglesias deploren la pobreza de las masas en los países atrasados. Pero están muy equivocadas cuando dan por sentado que cualquier sistema puede terminar con la pobreza de estas infortunadas gentes,… muchos de ellos creen que la ignorancia de la economía no constituye obstáculo para ocuparse de cuestiones económicas.” (Mises, 2003: p. 347)

Ambos economistas austriacos, tanto Ludwig von Mises [1] como Friedrich A. Hayek [2], señalaban que es importante cuidar el lenguaje y los mensajes implícitos en el uso del mismo por las consecuencias no-queridas que tienen las ideas erróneas, cuando arraigan entre la población y las autoridades y, por tanto, cuando determinan el devenir político y económico de los países hacia el socialismo y el intervencionismo que generan la pobreza y el hambre y, en muchos casos, los encarcelamientos y las muertes de cientos de miles de ciudadanos.
--